Morderse las uñas: por qué lo hacemos según la psicología

Quien soy
Elia Tabuenca García
@eliatabuencagarcia

Psicología de morderse las uñas: este comportamiento habla de estrés y angustia emocional. Para cambiar, se necesita un enfoque holístico.

No guardes el aguacate así: es peligroso

Morderse las uñas: lo hacen sobre todo los niños y adolescentes (según algunas investigaciones, es un hábito compartido por el 20-30% de los niños que van al colegio y el 45% de los adolescentes); a partir de los 18 años, este comportamiento disminuye aunque puede persistir hasta la edad adulta (o comenzar).





Específicamente, morderse las uñas se convierte en cuatro etapas: en antes, el ojo de alguna manera cae sobre el dedo o, ese dedo y la uña se “perciben” (por ejemplo gracias al roce de los dedos entre ellos, o al paso de las yemas de los dedos). En la práctica: se llama la atención de forma no predeterminada, no programada.

En segunda etapa, ese dedo se coloca cerca de la boca, en contacto con los labios. Un gesto que es un poco reconfortante y un poco tranquilizador. En ese momento - y el tercer paso - se cambia la posición de la mandíbula y la uña se golpea rápidamente contra los dientes frontales con pequeñas acciones de mordida, en su mayoría rápidas y espasmódicas. Al final, última etapa: los dedos se retiran de la boca.

Las consecuencias deonicofagia, como la ciencia define "morderse las uñas", no solo concierne al aspecto estético del dedo y la uña, incluidas las cutículas, sino también a la salud y el bienestar de la boca: basado en la intensidad y frecuencia del comportamiento de hecho, Se pueden crear problemas de masticación, como consecuencia de la modificación de los dientes y la estructura de la mandíbula. Pequeñas variaciones imperceptibles que, sin embargo, luego marcan la diferencia.

De la investigación en psicología y de las observaciones, particularmente en psicosomática, surge claramente que burlarse, morderse, morderse las uñas es, para muchos, una especie de "Estrategia" anti-tensión. Los niños hacen esto en momentos de angustia, cuando no saben una lección en la escuela o cuando leen historias tristes, escuchan historias de terror, miran televisión o hablan por teléfono. También puede ser un comportamiento aprendido de los familiares o, incluso, la consecuencia de una mala relación con una madre de forma poco acogedora o agresiva.


Las razones de los adultos. no son muy diferentes: se convierte en una forma automática de descargar malestar emocional y estrés de varios tipos e intensidades. Por ejemplo, entre los "comedores de uñas" más ávidos encontramos al "perfeccionistas": Para ellos, impacientes, obsesionados y con un alto nivel de expectativa, se convierte en una forma de aliviar las inevitables frustraciones y decepciones. También sentirsi soli, especialmente en las personas más sensibles, puede inducir este hábito que por un lado descarga el malestar emocional y por otro es un acto de autoagresión.


Según estudios más recientes, podría ser un comportamiento heredado: a menudo es una modalidad elegida por aquellos que tuvieron al menos un padre onicofágico durante un cierto período (¡incluso si dejó de hacerlo antes del nacimiento del niño!).

También es importante saber que, en algunos casos, la frecuencia y la gravedad de la conducta hacen que sea una molestia real: En el DSM 5, la onicofagia es parte de la imagen obsesivo-compulsivo; se compone de pensamientos y compulsiones continuas e indeseadas, es decir, comportamientos llevados a cabo no por elección sino por un impulso muy fuerte e “irresistible” de llevarlos a cabo.

Lea también:

  • Morderse las uñas: 10 remedios naturales para dejar de morderse las uñas
  • ¿Siempre te muerdes las uñas? La investigación revela la porque

Cualquiera que sea la edad de morderse las uñas, no hay necesidad de castigo para eliminar este comportamiento; la atención a la estética puede funcionar (especialmente con adultos) pero por sí sola casi nunca es suficiente. Contraproducentes son las "amenazas", jugando con la ironía o el escarnio.


Incluso los diversos glaseados amargos que se supone que actúan como un disuasivo repugnante tan pronto como te llevas el dedo a la boca realmente pueden ayudar solo a aquellos que están dispuestos a cambiar. El enfoque más correcto es el holístico: llegar a la causa, identificar la razón por la que está actuando este tipo de autoagresión.


Trabajando estos aspectos, cuidándolos de forma consciente y proactiva, por un lado se logrará reducir o eliminar las causas, por otro lado se podrá construir una auténtica motivación que acompañe , de manera eficaz, todas las intervenciones o estrategias más técnicas (como el esmalte de uñas con sabor amargo) que sean útiles o necesarias.

Añade un comentario de Morderse las uñas: por qué lo hacemos según la psicología
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.