Epilepsia en niños: síntomas, causas y qué hacer

Quien soy
Carlos Laforet Coll
@carloslaforetcoll
Autor y referencias

La epilepsia es una condición neurológica caracterizada por convulsiones repentinas con pérdida del conocimiento y movimientos convulsivos violentos de los músculos: qué hacer si los niños se ven afectados.

No guardes el aguacate así: es peligroso

Epilepsia en niños. La epilepsia es una condición neurológica caracterizada por ataques repentinos con pérdida de conciencia y movimientos convulsivos violentos de los músculos, los llamados "Convulsiones". Estas son manifestaciones recurrentes e inesperadas. No es casualidad que el significado griego de la palabra epilepsia sea "tomar por sorpresa": las crisis no son predecibles, por lo que uno es golpeado sin previo aviso.





La dia mundial de la epilepsia que se celebra en 13 febrero cada año es una buena oportunidad para disipar todos aquellos prejuicios y discriminaciones que aún acompañan a quienes sufren estas crisis. Pero es bueno saber que, especialmente cuando se trata de un diagnóstico de epilepsia en la infancia, no significa necesariamente una sentencia a una vida de limitaciones.

LEE TAMBIÉN: EPILEPSIA: SÍNTOMAS Y QUÉ HACER (Y QUE NO HACER) EN CASO DE CRISIS

En los niños, de hecho, la epilepsia es una perturbación del pasajero (basta pensar que la epilepsia es predominantemente pediátrica: de hecho, dos tercios de las epilepsias comienzan antes del desarrollo puberal), muchas se recuperan espontáneamente al inicio de la pubertad y otras logran mantener la enfermedad bajo control con medicamentos.

índice

Epilepsia en niños: síntomas

Las principales señales son sin duda convulsiones periódicas, crisis convulsivo o ausencia, en la que el niño aparece durante unos segundos lejos del entorno en el que se encuentra. Las convulsiones son frecuente y repetido, por lo que algunas convulsiones esporádicas no deben generar alarmas, ya que no significa epilepsia.

Según el tamaño del brote y su ubicación dentro del cerebro, tienen diferentes manifestaciones de la epilepsia: si las descargas eléctricas son generalizadas y afectan a todo el cerebro, tendrás la crisis clásicas, en el que pierde el conocimiento, cae al suelo y se pone rígido. Pero si, por ejemplo, está comprometida la zona del cerebro que controla los movimientos de la mano derecha, la crisis se caracterizará por movimientos anormales e involuntarios de esta mano; si por el contrario están involucradas las neuronas que controlan los movimientos oculares, puede haber crisis con desviación lateral de los ojos.



Entonces hay uno forma benigna de convulsiones entonces es como si durante unos diez segundos el afectado se distrajera y se sacara del contexto en el que se encuentra. Es una forma que tiende a curarse con la pubertad. los formas más severas, en cambio, las que cursan con crisis intensas y frecuentes, en su mayoría son incapacitantes e incluso pueden estar asociadas a un retraso en el desarrollo cognitivo y motor del niño (también gracias a los fármacos), porque disminuyen la capacidad de concentración y atención.

Epilepsia en niños: las causas.

Las convulsiones suelen ser una expresión de anomalías en la actividad eléctrica de las neuronas, que se comunican entre sí a través de descargas eléctricas. Sin embargo, puede ocurrir en algunos casos que un grupo más o menos numeroso de neuronas se descargue de forma anormal y excesiva, dando lugar al foco epiléptico que a su vez provoca la crisis.

La mayoría de los casos se deben a predisposiciones genéticas, en muchos otros la responsabilidad recae en lesiones cerebrales más o menos extensas (por malformaciones cerebrales congénitas, sufrimiento del niño durante el parto, traumatismo craneoencefálico, tumores o enfermedad cardiovascular).

Epilepsia en niños: qué hacer en caso de crisis

En caso de convulsión, en primer lugar es necesario mantener la calma y saber qué hacer y qué no hacer.

- Si, por ejemplo, el niño se ha caído al suelo debido a las convulsiones, es necesario asegurarse de que la cabeza no golpea repetidamente el suelo o cualquier obstáculo, por lo que sería bueno poner una almohada debajo de la cabeza y girarla de lado para dejar salir la saliva.

, No intente contener al bebé ni abrirle la boca.: la contracción de la mandíbula en estos casos es muy fuerte, por lo que sería un peligro para uno mismo y para el niño.



, No intentes "resucitar" al bebé: Según los médicos, tanto la respiración asistida como los masajes cardíacos son inapropiados.

- En el caso de que se produzca un ataque epiléptico sin convulsiones, es necesario evitar intervenciones inapropiadas y no para asustar más al niño, sino para calmarlo y consolarlo.

Por lo demás, solo hace falta mucha calma y mucha paciencia.

Germana Carillo

Añade un comentario de Epilepsia en niños: síntomas, causas y qué hacer
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.