Cómo nos manipulan los lobbies de la carne para ocultar la ganadería industrial

Quien soy
Elia Tabuenca García
@eliatabuencagarcia
Autor y referencias

Algunos lobbies del sector cárnico "actúan de forma descontrolada en ámbitos de la vida pública y privada": la denuncia de Greenpeace.

No guardes el aguacate así: es peligroso

Algunos lobbies del sector cárnico "actúan desparramados en todos los ámbitos de la vida pública y privada": la denuncia de Greenpeace contra los grupos del sector dispuestos a todo para evitar el descenso del consumo de carne 





“Comer mejor carne”, “No prescindir de las proteínas animales”. Anuncios y consignas en las escuelas, en los consultorios médicos, en las redes sociales, en la televisión, que dejan poco espacio a la imaginación: los lobbies de la carne se infiltran por todas partes, incluso a escondidas, para empujarnos a consumir cada vez más carne, sin distinguir necesariamente entre carnes industriales y carnes ecológicas.

Esta es la denuncia que llega desde Greenpeace, que en un nuevo informe (Cómo nos manipulan los lobbies de la carne para convencernos de que la ganadería intensiva no existe y que la carne se necesita todos los días) se ha centrado en las artimañas con las que ha respondido el lobby de la carne. en Francia a los gustos cambiantes de los consumidores y las políticas agrícolas, alimentarias y medioambientales europeas.

Lea también: Las granjas intensivas son bombas de relojería, pero Cop26 se está olvidando de ellas (ENTREVISTA)

Muchas organizaciones comerciales, de hecho, promueven el consumo de carne, argumentando que es por definición sostenible.

En realidad pretenden hacernos creer que en Francia no hay ganadería intensiva, y por tanto intentan impedir la reducción del consumo de carne necesaria para dar respuesta a la emergencia climática.Es lo que hemos estudiado, dicen desde Greenpeace Francia.

Greenpeace/Twitter

Una red de influencia "desenfrenada"

En el informe, Greenpeace identificó 25 organizaciones profesionales e interprofesionales que defienden los intereses de la industria cárnica y forman "una red de influencia en expansión". Trece de estos están vinculados a la Federación Nacional de Sindicatos Campesinos (FNSEA), nueve a la rama porcina (Inaporc) y diez a la rama cárnica y pecuaria (Interbev).

Greenpeace señala, por ejemplo, que Interbev habría desarrollado una estrategia para influir en los niños y jóvenes, que Inaporc financia un club parlamentario llamado "Club des amis du porc" o que el 60% del presupuesto de la Asociación Nacional Interprofesional de las aves de corral (Anvol), se dedicó, en 2020, a la comunicación.



© Greenpeace

Una red real, ya través de esta comunicación los lobbies pretenden “convencer a los consumidores de carne que están preocupados por su impacto en el planeta y en el bienestar animal”, observa Greenpeace.

Por su parte, en la práctica, el sector cárnico afirma que “las granjas, aun cuando sean industriales”, son “parte integral de la solución a la crisis climática y ambiental”. Y así nunca se presentan "como una de sus causas".

Según la ONG, los productores juegan con los clichés de los valores franceses, destacando "el mito de las proteínas", estableciendo "un vínculo entre la carne y la identidad nacional" o, peor aún, haciendo creer que "la carne crea lazos sociales".

Greenpeace denuncia así, entre otras, la campaña publicitaria de Interbev “Ama la carne, come mejor” de 2020 y critica el folleto “Salud: ¡no te olvides de la carne!” distribuido por Interbev en 2016 en 7.900 salas de espera para trabajadores de la salud. También recuerda cómo las organizaciones interprofesionales participan en numerosos eventos médicos y nutricionales profesionales y públicos.

© Greenpeace

Y Europa?

Europa financia campañas publicitarias a favor del consumo de carne y encaminadas a relanzar la carne en Europa, informa Greenpeace. Durante el periodo 2016-2020 se han destinado más de 250 millones de euros a campañas de promoción de productos cárnicos y lácteos. Las organizaciones francesas recibieron 68 millones de euros para la promoción de productos cárnicos y lácteos, en comparación con solo 17 millones de euros para frutas y verduras.

Lea también: La UE invierte millones de euros para promover el consumo de carne y lácteos: la aleccionadora investigación de Greenpeace

Por tanto, la carne acapara el 54 % de todos los fondos recibidos para la promoción de los productos agrícolas, en detrimento, en particular, de
legumbres, frutas y verduras. Y, por su parte, la FICT (Federación de fábricas industriales de embutidos de cerdo, restauradores y procesadores) ha desplegado una vasta campaña de comunicación de más de un millón de euros en Japón para importadores, restauradores o distribuidores. Se organizaron seminarios en Tokio y Osaka, se enviaron comerciales a seis regiones, se mostraron anuncios en medios impresos en línea, medios impresos y redes sociales. Y también gastó alrededor de 600€ en Canadá en acciones similares en el periodo 2020-2021. En ambos casos, según Greenpeace, las campañas fueron financiadas por la Unión Europea -y por tanto por el contribuyente- hasta en un 80%.



El informe publicado por Greenpeace está asociado con una petición en línea para denunciar la influencia de los lobbies de la carne en los niños. Firma la petición AQUÍ.

AQUÍ puedes encontrar el informe completo.

Seguici su Telegram Instagram | Facebook TikTok Youtube

Lea también:

  • Agricultura intensiva: el confinamiento ha revelado el verdadero flagelo de la contaminación en el valle del Po
  • La cría intensiva de pollos está "alimentando" la próxima pandemia, pero el peligro sigue siendo ignorado
  • El consumo de carne roja aumenta la aparición de cánceres colorrectales, diabetes tipo 2 y enfermedades coronarias
Añade un comentario de Cómo nos manipulan los lobbies de la carne para ocultar la ganadería industrial
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.