5 estrategias para afrontar el final de una relación

Quien soy
Elia Tabuenca García
@eliatabuencagarcia
Autor y referencias

Cinco estrategias para afrontar el final de una relación sentimental y convertirla en una oportunidad positiva de crecimiento y toma de conciencia.

No guardes el aguacate así: es peligroso

“Uno no se muere de amor aunque el amor sea tan grande como el mío por ti; con el tiempo desaparecerán las señales que nuestro amor dejó en mí”: así cantaba Renata Pacini hace unos cincuenta años.





Los años no han cambiado las cosas: el final de cualquier relación siempre requiere de cierto tiempo para procesar lo sucedido. La novedad es que hoy también sabemos exactamente cuánto tiempo es: un estudio publicado en el Journal of Positive Psychology ha demostrado que, en promedio, tarda 11 semanas. Casi tres meses. Se necesita más tiempo si lo que terminó fue un matrimonio: hasta 18 meses. Y obviamente es un promedio porque cada historia es única, despierta emociones y recuerdos diferentes.

El dolor no descarta las emociones positivas

Por supuesto que una ruptura es dolorosa, no hay duda pero puede convertirse en una oportunidad inesperada de crecimiento, de toma de conciencia. De hecho, el 71% de los participantes del estudio afirmaron que ese período fue importante para aprender cosas sobre sí mismos, para crecer como personas, para orientarse más hacia los objetivos. Y esto sin importar si habían "sufrido" o "elegido" el final de su historia de amor. Entonces, resumen final del estudio: incluso con dolor puedes crecer y experimentar emociones positivas. En otras palabras, como dice un viejo adagio italiano, lo que no te ahoga engorda. El esfuerzo es cambiar la mirada, cambiar la perspectiva.

¿Vítima o protagonista?

El alimento extraordinario proviene precisamente de haber sido arrojados fuera de nuestra zona más o menos plácida, en todo caso conocida (y por lo tanto algo tranquilizadora) de comodidad relacional. Básicamente hay dos caminos: el de la víctima (que llora, se desespera, culpa al otro y se estanca en un mar de dolor interminable que lo oscurece o, por el contrario, finge no importarle, hace alarde de indiferencia, se lanza de cabeza en el golpe y la fuga, en las relaciones vaciadoras, o en las historias que no le hacen sentir su vacío) o la del protagonista de su propia vida, que acoge los desafíos y los convierte, aunque con dificultad, en una verdadera oportunidad de crecimiento y transformación.



Quienes se mueven hacia esta segunda opción -siempre es una elección personal, la de atravesar y superar el dolor- pueden aprovechar adoptando algunos "trucos y estrategias" para "manejar" la situación en una perspectiva positiva y proactiva. Aquí hay algunos que, como psicólogo y entrenador de amor, puedo sugerir.

Estrategias para afrontar el final de una relación

Date tiempo para el dolor y el vacío

Es importante dar espacio, honrar los sentimientos, las experiencias que se viven. Puede aparecer nostalgia, dolor, sensación de vacío, amargura, tal vez ira y frustración, sensación de traición o fracaso: escucharlos es nuestra tarea. Escucharlos no significa seguirlos, dejarse apabullar sino verlos, entrar en una relación dinámica y activa, constructiva, respetuosa. Hay un tiempo para el dolor, para las lágrimas. Incluso para una posible desorientación, tal vez, respecto de rutinas, espacios y hábitos perdidos, vacíos que resuenan. Recuerdos que reaparecen y encuentran dolorosos. Honrando el dolor, dándote tiempo para procesar la aceptación y el duelo por la pérdida sabiendo, sin embargo, que esto no es todo. Que en la vida, así como en la respiración, hay llenos y vacíos, altos y bajos, juntos, inhalo y exhalo. Y por lo tanto hay espacio, sin embargo y en cualquier caso, incluso para el placer, la belleza del resto de la vida: eso también debe ser honrado.

A veces es un juego de equilibrio, a veces requiere poco o mucho esfuerzo. Pero es lo que nos hará dar el salto, interior, de calidad.

Metabolizar la enseñanza

Ya sea que haya elegido la parada o inmediatamente, la ruptura de la relación afectiva, es importante en cierto punto, cuando el dolor y la fatiga comienzan a ser menos redundantes, atesorar la experiencia. Cada historia es una co-construcción; cada uno de los dos socios ha contribuido, más o menos conscientemente, al final: comprender la dinámica, su papel, sus sentimientos, las expectativas que han entrado en juego nos permite aprender mucho sobre nosotros mismos y cómo nos movemos en las relaciones importantes. Para ver qué salió mal en la relación y cómo participamos. Sin culpa, con una mirada acogedora y positiva: nada sucede por casualidad pero todo puede, si lo hacemos consciente, convertirse en la piedra angular de una parte más auténtica y verdadera de nosotros mismos y marcar la diferencia en la historia de amor por venir. .



Haz tiempo para ti y para los demás

Es un buen momento para hacer lo que quizás antes no hayas podido hacer: porque estar junto a alguien es hermoso, cierto, pero sin duda el tiempo para dedicarlo a la relación, al otro, a las cosas hechas juntos, podría haber hecho nosotros algún interés o pasión en el fondo. Como soltero, hay más tiempo libre: puedes aprovechar esta ventaja.

Además, hay más tiempo para pensar también en los demás, en términos más generales: sembrar buenas obras a nuestro alrededor, después de haberlas pensado (por supuesto, todo lo que surja espontáneamente, en el momento, en la ocasión también está bien). Adelante pues, voluntariamente y por elección, a un compromiso claro, aunque sea pequeño pero presente, en el campo social, con los vecinos, en el territorio, en las asociaciones, con los animales. Sea lo que sea, por el bien de todos. La belleza es que nos llenará de amor, positividad y fuerza también.

Escribe un diario

La ciencia lo dice: escribir ayuda a procesar el trauma, el duelo. Te permite regular los pensamientos, darles forma y ubicarlos en un espacio; alivia tensiones, reordena emociones. Si bien el fluir puede ser inicialmente confuso, desarreglado, como las emociones y los sentimientos que uno siente, ya que escribir (sobre todo a mano, con lápiz y papel) ayuda a sentirse y decirse de otra manera.

Y si en lugar de un diario la cita diaria con una hoja de papel, esa hoja -después de ser escrita, llena de pensamientos- también podría ser quemada (con seguridad, en una olla alta de aluminio), con la conciencia de la fuerza.Fuego transformador y restitución. , sereno, al Cielo.

Si es necesario, pida ayuda

La comunidad, la red de amistades, los afectos más importantes son un recurso importante también para hablar de nuestra historia, para compararnos para tener una visión más amplia y relativizadora (una advertencia: es bueno tener claro cuáles son los límites de nuestra disponibilidad / necesidad de diálogo; por ejemplo, podemos querer hablar de nuestro dolor pero no queremos dar espacio, escuchar juicios sobre la otra persona o sobre cuál ha sido nuestra historia); en algunos casos puede ser necesaria una ayuda más "estructurada": para procesar el dolor, para vernos y ver mejor lo que pasó, para salir de una posible sensación de desdén si nos hemos quedado o de fracaso, sea cual sea nuestra "posición " ; volver a mirar la vida y las relaciones desde una perspectiva constructiva y positiva.

Casi siempre es importante considerar deshacerse de lo que dolorosamente nos recuerda al “bien amado”: ​​amistades sociales, zapatillas olvidadas en el zapatero, cepillos de dientes, etc.

Lea también:

Fin de un amor: los 5 pasos a afrontar para volver a sonreír

3 estrategias para aliviar el duelo después de que una relación ha terminado

Ana María Cebrelli

Añade un comentario de 5 estrategias para afrontar el final de una relación
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.