10 lecciones de vida que podemos aprender de los árboles

Quien soy
Elia Tabuenca García
@eliatabuencagarcia
Autor y referencias

Los árboles son los guardianes del planeta. Son fuente de oxígeno, alimento, cobijo y vida. Basta con que observemos un árbol desde lejos para comprender lo importante que puede ser su presencia en la Tierra.

Las árboles son los guardianes del planeta. Son fuente de oxígeno, alimento, cobijo y vida. Basta con que observemos un árbol desde lejos para comprender lo importante que puede ser su presencia en la Tierra.





En un mundo donde el deforestación sigue y sigue ilegalmente independientemente del valor de los árboles y los bosques, podemos intentar reflexionar sobre lo que los árboles pueden enseñarnos para vivir mejor.

Podemos acercarnos a numerosos árboles calidad e intentar adquirirlos en nuestra vida. Los árboles son muy fuertes pero al mismo tiempo extremadamente delicados. Aprendemos las lecciones de vida que nos pueden enseñar pero al mismo tiempo recordamos respetarlas.

índice

elasticidad

Hay un árbol en el mundo que más que ningún otro nos enseña lo que es resistencia, es decir, la capacidad de superar una dificultad o un cambio de forma positiva, captando lo bueno incluso en una situación traumática. Este es el Árbol de la Vida de Kalaloch, que sigue resistiendo y viviendo a pesar de que sus raíces luchan por anclarse al suelo. Un árbol increíble como este nos enseña que podemos seguir creciendo incluso cuando nos quedamos solos y con recursos limitados.

Gratitud

Los árboles dan a la Tierra y a sus criaturas la posibilidad de vida sin pedir nada a cambio. Su presencia como guardianes del planeta a menudo se da por sentada. Quizás los árboles, si pudieran hablarnos y escucharnos, quisieran que les demos las gracias. Aprendemos a agradecer a los demás ya la Naturaleza todos los días por lo que nos dan y por las metas que nos permiten alcanzar.

conciencia

Una de las lecciones más importantes que podemos aprender de los árboles que nos rodean es la conciencia del momento presente. Entonces, cuando estamos caminando en un parque, tratamos de encontrar tiempo para acercarse a un árbol aprovechar el momento presente y centrarnos solo en la alegría que sentimos en ese momento.



Curación

Los árboles, según la tradición, tienen el poder de hacernos sentir mejor. Ahí silvoterapia sugiere abrazar un árbol o simplemente caminar entre los árboles para mantenernos saludables. Cuando vemos un árbol recordamos el gran recurso que puede representar para nosotros y no olvidamos la importancia de cuidar nuestra salud gracias a un nuevo contacto con la naturaleza.

Paciencia

Las raíces de los árboles, aun cuando crezcan a un ritmo muy lento año tras año, pueden llegar a atravesar los terrenos más hostiles en busca del alimento necesario para la vida de ramas y hojas. He aquí entonces que los árboles nos enseñan la importancia de pazienza y saber esperar la consecución de un objetivo, sin renunciar a la primera dificultad.

humildad

Todo árbol nace de una semilla, una pequeña semilla que contiene un poder inmenso. Podemos encontrar árboles antiguos e imponentes, pero cada uno de ellos, hasta que se demuestre lo contrario, nació exactamente de la misma manera y tomó años para convertirse en lo que es ahora. Incluso cuando logramos cosas importantes en la vida, aprendemos a ser humildes.

alegrar

No olvidemos los árboles. nos enseñan coraje y la importancia de la lucha para afrontar la vida. Los árboles están expuestos cada día a numerosas adversidades, sin posibilidad de moverse del lugar donde se encuentran. Sufren los efectos de la lluvia, el sol y el viento y mantienen su capacidad de enfrentar las adversidades de la naturaleza durante años, incluso siglos, sin rendirse nunca.

sabiduría

Algunos árboles milenarios se consideran tradicionalmente un verdadero símbolo de saggezza. Piense, por ejemplo, en robles y otros árboles grandes que hunden sus raíces profundamente en el suelo. Así que preguntémonos si ya podemos considerarnos sabios o si la vida se prepara para enfrentarnos a nuevos desafíos para aumentar nuestro valor.



Bienvenido

Árboles siempre están listos para acogernos y protegernos con su sombra. Podemos sentarnos bajo un árbol en cualquier momento, cerca del tronco, para disfrutar de su energía y de su capacidad para ofrecernos cobijo bajo la copa. Podemos aprender de los árboles para ofrecer cobijo a quienes lo necesitan y para acoger a las personas que nos rodean de la mejor manera posible.

Generosidad

Los árboles principalmente nos dan oxígeno, sombra y frescor, pero no debemos olvidar que también son una fuente fundamental de alimento con sus frutos. No se debe subestimar la contribución de los árboles a nuestra alimentación, así como su importancia para la protección del planeta. Los frutos de los árboles son un regalo completamente gratuito, un gran ejemplo de generosidad.

Fuente de la foto: Fondo de pantalla

Lea también:

  • SILVOTERAPIA: QUE ARBOLES ABRAZARSE PARA SENTIRSE UN POCO MEJOR INMEDIATAMENTE
  • EL ÁRBOL DE LA VIDA DE KALALOCH ES UN MONUMENTO A LA RESILIENCIA
  • ECOTERAPIA: CÓMO TRATARSE INTERACTUANDO CON LA NATURALEZA
Añade un comentario de 10 lecciones de vida que podemos aprender de los árboles
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.